• Postres, como escogerlos y hacerlos

    Posted on 27 marzo, 2013 by MªJesús in Blog, Cocina, Recetas Dulces, Técnicas de cocina, Trucos.

     

    Desde la Antigüedad al hombre le ha gustado concluir sus comidas con sabores dulces. Los romanos ya dejaban caer sobre sus galletas miel, en la Edad Media aun no se utiliza la palabra postre y con Catalina de Médicis, aparecen nuevos platos dulces porque sus pasteleros de Florencia introducen helados, pasta choux, desde el siglo XVIII en todas las clases sociales un banquete terminaba siempre con un postre.

     
    Para hacer bien un postre no necesariamente tienes que ser un profesional,P1050812 pero si saber cuales son nuestras limitaciones y elegir algo que creamos ser capaces de realizar. Si comenzamos con cosas que podamos realizar, seguro que nos seguiremos animando a realizar nuevas elaboraciones, por el  contrario si las cosas no nos salen tenemos tendencia a decir que no sabemos y no lo intentamos de nuevo.
    No existen reglas estrictas a la hora de decidir elegir un postre, pero el sentido común nos dice que si hemos elaborado  un menú con platos muy contundentes, debemos elegir un postre que sea ligero, que contenga frutas, o ingredientes que no sean pesados, si el menú que hacemos es ligero, nos podemos permitir elaboraciones mas pesadas, también depende si buscas sorprender a tus comensales. El postre puede ser de aspecto muy espectacular o de aspecto más sencillo, aunque personalmente no creo que si hacemos una cosa pueda ser incompatible con la otra. A veces se utiliza la frase de menos es más.
    Lo que debemos de tener claro es que debe de gustarnos a nosotros y a su vez pensar en los gustos de las personas para las que vamos a cocinar, de nada nos vale realizar un postre maravilloso si sabemos de antemano que los ingredientes con los que lo hacemos no son del agrado de nuestros invitados y puede esto hacer que se resistan a probarlo.
    Si lo que vamos a realizar es para la hora del café, tenemos que tener en cuenta que lo más apropiado serian unas pastitas o galletas, pues serán más apreciados a la hora de acompañarlo. Normalmente si invitamos a tomar un café tenemos que pensar que esas personas vienen de una comida, la cual nosotros desconocemos y puede ser que estén muy satisfechos y demasiado saciados, con lo cual probar unas pastitas individuales no les importaría o por el contrario si vienen de una comida muy minimalista pueden comer mas pastas y sentirse al fin saciados.
    Con ello no quiero decir que no se haga un pastel, pero debemos pensar en lo dicho anteriormente, porque ante un pastel del cual te van a servir y no sabes la porción que nos van a poner, a veces decimos, no gracias, he comido mucho, con lo cual nuestro pastel no es ni probado.
    Ciertas fiestas del calendario, si que nos van obligando a preparar un postre u otro, debido a las tradiciones y costumbres, por ejemplo en Navidades, en Reyes, fiestas tradicionales etc…

     
    P1050816En cada receta es esencial respetar las proporciones ya que, en pastelería si queda clara una cosa es que no es cuestión de improvisar. El peso, el vaso medidor y una buena tabla calculadora de medidas son elementos indispensables para hacer cualquier cosa en nuestra cocina.
    El horno es el otro gran aliado nuestro y tenemos que conocerlo muy bien, saber cual es realmente la temperatura a la que nos va a cocinar, una cosa es lo que marca el termostato  de nuestro horno y otra la que realmente es en el interior, a veces existe una variación incluso del 30 por cien, con respecto a la real, por esto es muy importante para que nuestras preparaciones salgan bien, ante esa duda compra un termómetro de horno y comprueba realmente la temperatura.
    Todos los ingredientes que forman parte de una receta han de ser de buena calidad y verificar bien la fecha de caducidad, debemos de tener en cuenta que la harina es un ingrediente perecedero y si la tenemos de mucho tiempo, puede ser que a la hora de usarla al abrirla nos encontremos con una desagradable sorpresa y no la podamos usar.
    Todos los postres necesitan unas técnicas precisas, cuidar la elección de los ingredientes y respetar en todo momento la temperatura y el tiempo de cocción. Si necesitas elegir frutas, que sean siempre maduras, sobre todo las que tienen hueso
    Si la receta dice mantequilla, no pongas margarina pues no es lo mismo. Si dice que tiene que llevar azúcar glas, si le pones la normal ese postre se puede ver afectado a la hora de comerlo, porque notaremos el granillo en su textura.
    Si dice que tiene que hacerse al baño María al horno, no es lo mismo que si lo ponemos a cocer sin el baño María, tenemos que  aprender a leer y releer a veces las recetas, comprobar si tenemos todos los ingredientes antes de ponernos a confeccionar la receta, por que podemos encontrarnos a la mitad con que no los tenemos todos y no podemos hacerla.
    Para los huevos yo te aconsejo que aunque sean frescos, te acostumbres  a cascarlos de uno en uno en un vaso o cuenco, a veces nos podemos llevar una desagradable sorpresa y no es lo mismo que nos falte un huevo que tener que tirar todo lo que habíamos preparado, así que si te acostumbras y siempre los cascas uno a uno en un vaso, nunca te llevaras un susto de que ya no tienes mas huevos.
    Otra cosa importante es saber traducir en las recetas las abreviaturas y siglas que utilizan, en otro artículo intentare poner todas las abreviaturas posibles con las que os podéis encontrar a la hora de leer una receta y la tabla de pesos y medidas.

Deja un comentario